Home / ASCENSO / Dura caída de Boca Unidos ante Deportivo Maipú en Mendoza

Dura caída de Boca Unidos ante Deportivo Maipú en Mendoza

No sólo perdió 2 a 0 el encuentro frente al equipo mendocino, sino que también fueron expulsados Cristian Núñez y Gonzalo Ríos,

Las cuales serán bajas para este domingo frente a Sarmiento de Resistencia, partido en el cual debe sacar un buen resultado para subir en la tabla.

Boca Unidos no le fue bien en la excursión a Mendoza. Es que ayer perdió 2-0 frente a Deportivo Maipú, en un partido de la 2ª fecha de la segunda fase -octogonal Zona B del torneo Federal A-. Además, sufrió las expulsiones de Cristian Núñez y Gonzalo Ríos, los dos en el segundo tiempo, quienes serán bajas en el partido que este domingo a las 20 jugará con Sarmiento de Resistencia por la tercera fecha.

Como si fuera poco y con los nervios de punta por lo que consideraron los jugadores de Boca Unidos un deficiente arbitraje de Esteban Nasier (Liga de Chascomús), finalizado el encuentro se “prendieron” en un tumulto con auxiliares del Deportivo Maipú, quienes los habrían “gozado”. Se los vio nerviosos e inclusive algunos tiraron golpes de puño. Lamentable.
En lo que hace al partido en sí, tal vez el marcador final no esté acorde con el desarrollo del partido, que en su mayor parte fue parejo y no se registró esa diferencia dentro de la cancha. En el primer tiempo, avisó Figueredo con un remate que salió rozando el ángulo, enseguida Cristian Núñez no pudo definir bien un centro de Mbombaj y a los 21 Figueredo corrigió un defectuoso disparo de Capurro, salvándose Boca Unidos.
En dos oportunidades, a los 26 y 28 minutos la visita estuvo merodeando el gol. Primero Fabro tocó para Núñez que la dejó pasar, y Maciel apresuró el tiro final. Luego Antonio Medina finalizó un buen ataque y su remate de zurda salió mordido en la opción más clara de la etapa inicial. En los últimos minutos del primer tiempo, Mbombaj mandó un centro al área, que por centímetros no cabeceó “Tony” Medina, y el golero Tello se esforzó para mandar sobre el travesaño. Y sobre el mismo epílogo del primer tiempo, fue Alejandro Medina el que salvó a Boca Unidos ante un remate cruzado de Sánchez, cuando “voló” y manoteó la pelota hacia un costado.
En el segundo tiempo fue expulsado Cristian Núñez a los 5’, al parecer por exceso verbal tras una falta que le cometieron, y para colmo, a los 11’ Deportivo Maipú anotó el primer gol cuando Alvaro Veliez remató de afuera del área, pareció que Medina lo podía controlar, pero la pelota se le escurrió por debajo del brazo y llegó a la red.
A los 15’ entraron Ataliva Schweizer y Julio Cáceres, en lugar de Martín Ojeda y
Gerardo Maciel, buscando oxigenar al equipo de Boca Unidos que enseguida tuvo una oportunidad con un fuerte disparo de Cáceres que contuvo el arquero Tello. A los 23’ volvió a lucirse el uno mendocino ante un remate de Fabro y de rebote entró Antonio Medina con intenciones de empujarla, pero el árbitro cobró posición adelantada.
Para entonces, algunos fallos de Nasier caldearon los ánimos en el equipo visitante, que con uno menos cargó en procura del empate y tuvo otra llegada con peligro cuando Medina habilitó a Fabro y, al momento de definir, cruzó justo Vallarino, salvando la situación de riesgo para el arco mendocino.
La búsqueda del empate por parte de Boca Unidos languideció a los 38’ con la expulsión de Gonzalo Ríos, que había ingresado poco antes, y se recortaron las esperanzas. También Carlos Mayor vio la tarjeta roja por reclamar y, para colmo, sobre el cierre del encuentro, Deportivo Maipú anotó el segundo gol por intermedio de Nicolás Aguirre.
Enseguida, el silbato final y los incidentes que empañaron la tarde el domingo, algo que no debería ocurrir, pero que lamentablemente sigue sucediendo en las canchas de nuestro país.
El domingo Boca Unidos recibirá -desde las 20-a Sarmiento de Resistencia.-

Acerca de Néstor Facundo Rolón

Verificar Nuevamente

Boca Unidos: Más allá de que se escurrieron dos puntos, afloran aspectos positivos

Esa sen­sa­ción de que a Bo­ca uni­dos le cos­tó di­ge­rir ese pun­to “a­grio” Cuan­do ya …